Escuela de verano

URU, URU, donde nace la ilusión - MUSICAL

Musical Uru Uru

Aún nos sobrecoge la emoción contenida que se vivió durante la representación del Musical Urur, Uru, donde nace el sol. Aquello fue un fluir desde el principio hasta el final. Empaque y buen hacer de toda una Comunidad Educativa que se arriesgó a soñar, a creer que lo imposible puede ser posible, a trabajar y a sudar la camiseta juntos, con ganas y coraje, con complicidad manifiesta y una alegría íntima convertida en gozo vertido en forma de lágrimas.

Miradas de fascinación, sentimientos a flor de piel y una conciencia clara de la presencia espiritual de aquella mujer a la que se homenajeaba, Nazaria Ignacia, a partir de ahora, Santa Nazaria Ignacia. Aquello que se fue fraguando como un puzle, pieza a pieza, se ensambló de forma vertiginosa con el donaire propio que el teatro requiere.

Y los rostros del público se convirtieron en fascinantes páginas de lectura; la segunda lectura del musical. Vamos a ver de qué va esto… no está mal… esta escena ha quedado verdaderamente bien… esto es mucho más de lo que hubiera pensado… ¡Es realmente increíble!... ¡Pedazo de musical!... ¡Qué barbaridad!... ¡Esto es un sueño!...

Un sueño real que estamos compartiendo y disfrutando padres, madres, profes, alumnos, alumnas, personal del centro y hermanas MCI.

Seguro que Madre Nazaria nos diría algo así: “Querida Comunidad Educativa, continúe soñando, apostando por lo imposible con el corazón, sabiendo que la unión hace crecer las cosas pequeñas hasta límites inimaginables. ¡Adelante, siempre adelante!”

Mira las fotos del musical.

Y aquí puedes ver fotos del ensayo.