Educación Infantil

En nuestro Centro se imparte el segundo ciclo de Educación Infantil que atiende a los niños y niñas desde los tres a los seis años de edad.

En Santa María de los Apóstoles damos a los alumnos una formación adecuada para el mundo en el que vivimos, fomentamos actitudes de responsabilidad y autonomía personal, llegamos a las necesidades de cada alumno y su familia, inculcamos en los niños y niñas el interés por aprender y sacamos lo mejor de cada niño.

Nuestro cole cuenta con espacios naturales fuera del aula, donde los niños y niñas aprenden en contacto con la naturaleza y con una área infantil recreativa.

Disponemos de un Departamento de Orientación formado por dos psicólogas y una profesora especializada en pedagogía terapéutica, para prevenir desde infantil posibles dificultades en el alumnado y trabajarlas si es necesario

Nuestra metodología está basada en el aprendizaje de los alumnos de forma activa y lúdica, propiciando el desarrollo de su autonomía personal e intelectual, además del desarrollo de la creatividad, por tanto, nuestro trabajo tiene como pilares fundamentales:

Agrupamientos cooperativos: hay una responsabilidad individual y hay una interdependencia positiva entre los miembros del grupo. Cada alumno se interesa por el rendimiento de todos sus compañeros y por el suyo propio.

Trabajo por proyectos: Proponemos un currículum que sea interesante y estimulante y que capacite a los niños con destrezas que puedan aplicar en sus experiencias cotidianas, favoreciendo situaciones que creen al alumnado la necesidad de aprender investigando.

Inteligencias múltiples: incluimos oportunidades para potenciar aquellas inteligencias en las que cada alumno presenta mayores capacidades.

Bilingüismo: Trabajamos en un ambiente bilingüe, donde los alumnos trabajan al máximo sus capacidades a través del descubrimiento y de actividades comunicativas. Para ello,  contamos en el equipo de Educación Infantil con tres profesoras especialistas en Inglés.

Proyecto de Pastoral: la Pastoral está presente en nuestro Proyecto Educativo, pues es básico que aprendan muchos contenidos, pero no es menos importante  formarlos para la vida, moldeando a buenas personas con un buen corazón y grandes valores.

Psicomotricidad: Juega un papel fundamental en el desarrollo del niño, ya que influye directamente sobre el desarrollo intelectual, afectivo y social.

Uso de las TIC:  facilita un aprendizaje constructivista y significativo. El alumno construye su saber mediante la unión de los conocimientos previos que ya posee con la adquisición de los nuevos conocimientos que aprende por medio de la indagación y búsqueda de información con las nuevas tecnologías.

Huerto escolar: es una herramienta educativa muy valiosa que fomenta el respeto hacia el medio ambiente, los valores ecológicos, el conocimiento de la sostenibilidad, a la vez que permite disfrutar de alimentos cultivados por los propios escolares.

Laboratorio:  experimentamos e investigamos, en este  lugar  mágico de nuestro colegio sobre muchos de nuestros proyectos, donde aprendemos ciencia mientras jugamos.

Relación con las familias: Las familias son siempre partícipes del aprendizaje de sus hijos, participando activamente en talleres y otras actividades que se proponen. Contamos  con la figura del delegado de padres y madres que ejerce de intermediario entre el colegio y las familias. Y con un contacto diario  con las familias, así como tutoría individualizadas y grupales a lo largo de todo el curso.

Lecto-escritura: La enseñanza de la lectura y la escritura es un aspecto fundamental en el aprendizaje desde que se incorporan los niños y niñas a la educación infantil.

 

Desayuno sano: a través del almuerzo colectivo potenciamos la adquisición de hábitos saludables referidos a la alimentación.

Proyecto lógico-matemático ABN (algoritmo abierto basado en números): con esta metodología las matemáticas son divertidas, mejora el cálculo mental y las estimaciones, el alumnado aprende más rápido y mejor, aumenta la capacidad de resolución de problemas, desaparecen ciertas dificultades y trabas del algoritmo tradicional como las llevadas en sumas y restas, el alumno adapta las operaciones a su nivel de dominio en el cálculo y no es él quien se adapta a la operación, mejora la actitud de los alumnos hacia las matemáticas, pues se adaptan al ritmo de aprendizaje de cada alumno y afianza la confianza en el cálculo.